23 C
Tamaulipas
mayo 22, 2022
4C News

Mujer trans y lesbiana; así es la vida de Silvia, quien nació como hombre mexicano

Silvia Jácome nació como hombre mexicano, pero siempre se sintió mujer y ser trans fue su salida. Ahora a sus 67 años vive feliz, amando a otras mujeres porque sus gustos no han cambiado.

El mundo cambia cada día y con esto, también la cultura, pues conforme pasa el tiempo las personas pueden expresarse libremente sobre cómo se sienten o qué son. Para muchos puede ser confuso, pero parafraseando una canción, no todo es blanco y negro pues existen los matices. 

Alguien que ha vivido todo esto es Silvia Jácome, una mujer trans mexicana que ha pasado por un largo proceso para decir quién es en el mundo.

Para quienes no la conocen, es licenciada en Comunicación y maestra de educación sexual, quien además es muy apasionada por el rugby. Ha logrado ser la única persona en México en jugar en la liga mayor tanto en la categoría varonil como en la femenil, además de ser una ardua activista de la comunidad LGBTQ+.

A sus 67 años de edad, recuerda como en su infancia siempre tenía actitudes relacionada a lo femenino, para luego ir creciendo y descubrir que era una mujer trans.

Lo que le pareció incomprensible a parte de su familia no era que se sintiera mujer, sino que además de trans era lesbiana, o sea, le gustaban las mujeres. Una de las personas que sin miedo le preguntaban lo que ocurría, era su madre quien una vez le dijo: “¿Para qué convertirse en mujer, si te iban a gustar las mujeres?”, pero entendía que todo era parte de su incomprensión.

“La primera fue mi madre (…) Recuerdo que después de un tiempo mi madre me preguntó que si entonces ahora tendría un novio o un esposo. Al decirle que no, que me seguían gustando las mujeres, casi le da un infarto. Me dijo que entonces para qué había ‘dejado de ser hombre‘. También en alguna ocasión en la que le dije que en la noche saldría con unas amigas para ir a jugar billar y tomar cervezas, me cuestionó que para qué había cambiado, si de todas formas seguía haciendo ‘cosas de hombres’”.

Pero para ella no es un problema, como activista su misión es crear comprensión entre las demás personas, siempre que el respeto esté presente. 

Asegura que ser una mujer le ha ayudado en su vida de muchas maneras, pues ahora conoce la verdadera felicidad y siempre que se ve en el espejo, puede reconocerse.

Artículos Relacionados